LA CURVA DE LA FELICIDAD

LA CURVA DE LA FELICIDAD Dedicado a Alejandra, por compartir conmigo una vida espartana Mi esposa y yo nos mudamos a Tenerife a primeros de año. A mi mujer le ofrecieron un puesto de relativa importancia como psicóloga en un campamento de inmigrantes, y yo comencé a dar clases de filosofía en un colegio concertado… Sigue leyendo LA CURVA DE LA FELICIDAD

ANGÉLICA

Yo pensaba que Angélica tenía pene y me la imaginaba en la bañera sumergida en agua negra como el pelo púbico que se enredaba en sus ingles entre las cuales asomaba su pene imaginaba que era un hueso por su voluntad tiesa Angélica juntaba la punta de los dedos de sus pies y contemplaba anonadada… Sigue leyendo ANGÉLICA