Desgastes y tormentos IV

Confía, se tú mismo, no cambies.

Fueron las frases que siempre le decían.

Las llevó presentes cada día.

Y murió desangrando por mordiscos y puñaladas.

De los desconfiados, de los falsos y en general

De los que ya no eran lo que habían sido.

Por los que habían cambiado

Para ser bestias devoradoras de los humanos.

5

No tengo que decir nada.

No debo hacer nada.

No tengo que protestar por nada.

No debo sentir nada.

No tengo que dejarme llevar por nada.

No debo revolucionarme por nada.

No tengo, ni debo nada.

Nada, la nada.

6

Los errores, los fallos, las malas decisiones ……. Transforman.

Capea

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: